Seguidores

Es como gritar pero sin que nadie te oiga.

contador de visitas
Y la princesa de este cuento, canvio sus zapatos de tacon por converse, su verstido de seda, por pitillos y camisera provocativa, su corona, por un tanga, su castillo por una casa en los angeles y a su principe AZUL por una rana VERDE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario