Seguidores

Es como gritar pero sin que nadie te oiga.

contador de visitas
Cuando menos me lo espero siempre aparece él, me dice que le encanto o alguna idiotez de esas y finalmente  me besa y puedo respirar tranquila, cuando no está el aquí siento la necesidad de que me lo repita una y otra vez, de que me diga todas esas idioteces que al fin y al cabo me gustan y llego al un punto de echarlas de menos, hasta ahogarme sin su presencia. 

5 comentarios:

  1. A menudo suceden esas situaciones.
    Te sigo =)

    ResponderEliminar
  2. Te sigo yo a ti también.
    Las situaciones así, joden, pero creo, que son necesarias;)

    ResponderEliminar
  3. wow! si te sirve de consuelo, estas situaciones son útiles y necesarias. un abrazo!!

    ResponderEliminar